A mediados del siglo XIX la Rusia zarista, el imperio ruso, se encuentra bajo el control del zar Alejandro II, el zarismo gobierna bajo la autocracia y el absolutismo bajo la complicidad de la iglesia ortodoxa, en una época en donde la Europa occidental va estar convulsionada por las “revoluciones románticas”, por el surgimiento de las revoluciones democráticas-burguesas y el parlamentarismo, en Rusia a cambio no existe ningún órgano representativo. El imperio Ruso es en si, un país netamente agrario, en el que casi el 90% de la población es campesino y apenas la industria esta dando sus primeros pasos. De esta forma nos encontramos con un país semi-feudal, no seria sino hasta 1861 cuando bajo algunas presiones dadas por revueltas campesinas, el zarismo se ve obligado a abolir los privilegios feudales (hasta este entonces los campesinos vivían aun bajo el régimen de la servidumbre) no obstante, este hecho no había resuelto de ninguna manera la explotación campesina, ya que las propiedades no fueron confiscadas a los terratenientes (que en su mayoría eran parte de la nobleza ministerial), por lo que los campesinos se veían obligados a trabajar para los mismos bajo distintos métodos, como la aparcería, además de que los campesinos debían pagar una alta suma de dinero a los terratenientes como compensación por su liberación (es decir, para dejar de ser siervos). Al mismo tiempo la industria daba pequeños pasos, intensificándose sobre todo a partir de 1890 (de hecho, debido a las condiciones de miseria en los campos, cierta cantidad de campesinos comenzó a migrar a las ciudades), sobre todo en las principales ciudades Petesburgo y Moscú, donde se desarrollan rasgos de pre-capitalismo. Son precisamente en las ciudades antes mencionadas, donde se va dando de a poco, un aumento de la población obrera y por ende el nacimiento de las primeras organizaciones obreras en busca de mejoras de las condiciones de trabajo en ese momento comienza el origen de algunas huelgas y paros, pero de poco volumen y sin lograr ningún tipo de resultado. Los hechos antes mencionados mas la suma del descontento social producido por la participación rusa en la Gran Guerra terminarán desencadenando el estallido de una revolución en el año de 1917, con dos etapas la que acontece en febrero y la que sucede en octubre. Ésta  revolución será la primera que se defina como una revolución proletaria, un hecho que marcará todo el desarrollo del siglo XX, con la conformación de la Unión Soviética y el experimento de construir un modelo Político-Económico alternativo al modelo capitalista. Para Profundizar en el tema se recomienda las siguientes lecturas:


La Revolución Rusa de Lenin a Stalin 1917-1923

E.H
E.H. Carr

Este Libro es uno de los tomos de la Historia de la Unión Soviética escrita por el Historiador Ingles E.H. Carr, quien dedicó gran parte de su vida al estudio de la misma. Se configura así como una obra autónoma que recoge en una concisa síntesis las grandes líneas de uno de los acontecimientos más decisivos en el devenir histórico del siglo xx.

Carr, E.H.-La Revolución Rusa de Lenin a Stalin 1917-1923



 La Revolución Rusa

Sheila
Sheila Fitzpatrick

Sheila Fitzpatrick, una de las mayores autoridades sobre historia soviética, autora de estudios innovadores acerca del período estalinista, ha elaborado en “La Revolución Rusa” una síntesis comprensiva, sólidamente sustentada en los últimos avances historiográficos, en la que combina viejas y nuevas preguntas. Una de ellas da el título a su libro: ¿cuándo terminó la revolución soviética? La historiadora elige el ambiguo momento de vísperas de la Segunda Guerra Mundial, cuando el régimen estalinista proclamó la victoria de la revolución y el comienzo de la normalidad, en momentos en que iniciaba la más profunda “purga”, que conllevó la matanza de la primera camada de dirigentes revolucionarios.

Fitzpatrick, Sheila-Revolución Rusa



 Historia de la Revolución Rusa

Trotsky
León Trotsky 

La Revolución Rusa es posiblemente el acontecimiento que más ha influido en el devenir del siglo XX. Esta obra monumental se ha convertido, por su impresionante destreza narrativa, su amplísima documentación y su exhaustivo análisis de los hechos, en una obra cumbre de la historiografía de todos los tiempos. Uno de los textos históricos fundamentales del mundo contemporáneo. León Trotsky (Yakovka, 1879 – Coyoacán, 1940) ocupa en la Revolución Rusa un lugar excepcional como protagonista, testigo y analista.

Trotsky, Leon-Historia de la Revolución Rusa



El siglo Soviético

A11Kfh6La Unión Soviética puede haber dejado de existir, pero su historia continúa siendo relevante quizás hoy más que nunca. Sin embargo es una historia que durante mucho tiempo se reveló imposible de escribir, no sólo a causa de falta de documentación accesible, sino porque se ubicaba en el corazón de una confrontación ideológica que oscurecía la realidad del régimen soviético. Este gran libro de Moshe Lewin consigue mostrarnos el funcionamiento real del sistema político, desmitificar los tópicos establecidos y ofrecernos nuevas perspectivas para ayudarnos a establecer un balance más objetivo de sus éxitos y sus fracasos.

Lewin, Moshe-El siglo soviético



 Historia del Siglo XX

Eric
Eric Hobsbawm

Hay muchos libros acerca de los grandes acontecimientos históricos de este siglo: revoluciones, guerras, crisis económicas… Pero no había hasta hoy una auténtica Historia del siglo XX como ésta, que los enlaza a todos en una perspectiva global. Para abarcar un panorama tan complejo se requería alguien con la erudición y l a sensibilidad de Eric Hobsbawm; alguien que, como él, «vivió» el siglo: que estuvo en Berlín cuando Hitler era proclamado canciller y en Moscú después de la muerte de Stalin; que conoció los movimientos revolucionarios de América Latina y convivió en Cambridge con Turing o con los descubridores de la estructura del ADN. Este «libro poderoso e inquietante», como lo ha llamado Edward Said, analiza el siglo como una trayectoria cerrada que comenzó en un tiempo de catástrofes (guerras mundiales, crisis económica, revoluciones y fascismo), experimentó una edad de oro y ha acabado en un derrumbamiento. Lo hace con la franqueza de quien, tras la caída del comunismo, ha de explicarse sus propios errores, sin dejar de denunciar los defectos de un sistema que engendra desigualdad y pobreza en un mundo inestable y con una mirada de una amplitud insólita, que no sólo se detiene en los acontecimientos políticos y en la evolución económica, sino que analiza las transformaciones sociales (la gran revolución que ha cambiado las relaciones entre los sexos y las generaciones), los avances de la ciencia y la tecnología, las mutaciones del «gran arte» y la formación de una nueva cultura juvenil. Que nos habla tanto de la batalla de Stalingrado, como de la historia del cine, de los cambios en la vida cotidiana, la crisis de la familia, el desarrollo de la mecánica cuántica o el significado de la «posmodernidad».

Hobsbawn, Eric-Historia del siglo XX



Otros Documentos

Estos son documentos académicos extraídos de internet, con interesantes interpretaciones sobre la historia Soviética:

Juan Brom, porque desapareció la URSS

La perestroika soviética y los procesos de cambio en los países Balcanicos

La caida de la unión soviética y sus consecuencias

Lorenz- La Unión Soviética



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s